viernes, 5 de marzo de 2010

Cinco años de periodismo crítico consolidan el proyecto de Diagonal

En marzo el periódico DIAGONAL cumple cinco años de andadura, una ocasión para celebrar que hemos llegado hasta aquí gracias a la confianza y a la colaboración de miles de personas. En tiempos de crisis, DIAGONAL ha conseguido mantener una publicación quincenal con la base social de miles de suscripciones, sin directores, sin el apoyo de ningún partido político o grupo empresarial que determinen los contenidos. Casi 5.000 personas suscritas y cientos de colaboradores sustentan y dotan de sentido a un medio que sobrevive a las lógicas de un mercado que deja poco margen a aventuras que no busquen maximizar el beneficio y minimizar sus costes sociales.

En estos momentos críticos para muchos medios que se defienden a golpe de despido, DIAGONAL demuestra con su práctica que se puede pensar y producir en colectivo. Desde que, el 3 de marzo de 2005, unas 30 personas se lanzaran a la tarea de sacar a la calle una publicación de actualidad, crítica y autogestionada, hemos crecido con modestia, pero sin ponernos techo. La creación de redacciones locales en Aragón, Cantabria, Asturias, Navarra, Sevilla o Canarias, un creciente número de visitas en la web y un grupo cada vez más nutrido de colaboradores son algunas de las muestras del afianzamiento del proyecto. A día de hoy, el periódico se puede encontrar en los quioscos de la Comunidad de Madrid y en más de 300 puntos de distribución en todo el Estado.

Gracias a una agenda propia y nuevos modelos comunicativos que apuestan por el libre acceso a la información, hemos logrado hacer de nuestra independencia algo más que un eslogan o una declaración de buenas intenciones. En estos cinco años hemos informado y denunciado las actuaciones de empresas y personajes públicos ‘intocables’ en la escena mediática, rompiendo el habitual consenso informativo. Con trabajos de investigación propios nos lanzamos, en 2007, a revelar las torturas en los centros de menores españoles y, en 2009, abrimos una compuerta al negocio poco conocido de los niños robados del Franquismo. Otros buenos ejemplos de esta cobertura alternativa son el reportaje dedicado a explicar las claves del conflicto con los piratas somalíes, la denuncia de la discriminación de las inmigrantes en la Ley de Violencia de Género o la salida de Ana Urchueguia de la alcaldía de Lasarte (Guipúzcoa), acusada de malversación de fondos de cooperación, una trama que ya publicamos en 2006.

Somos conscientes de que, como proyecto en continua construcción, aún queda mucho por hacer y por mejorar en un día a día no exento de dificultades. Como decíamos hace cinco años, con más dudas que certezas, perseveramos en hacer un periódico distinto y esperamos que nos podamos seguir encontrando en ese camino.

Madrid, 3 de marzo de 2010 - Diagonal

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Recordad los puntos venta de este periódico en Extremadura:

BADAJOZ

>Librería Megapress: C/ Jacinta García Hernández, 21. 06011

MÉRIDA

>Librería Punto y Aparte: C/ Berzocana 10. 06800

>Bar La Tasca: C/ Alvarado, 5. 06800

>Librería papelería Meli: C/ San Salvador esquina Morerias. 06800

>Kiosko “La China”: Pza de España s/n. 06800


CÁCERES

Foro Social de Cáceres

>Librería Picapiedra: C/ Donoso cortes 17. 10002

>TodoLibros Oeste S.A.L.: C/ Camino Llano 13. 10002.

VILLANUEVA DE LA VERA

>Tetería y tienda ecológica ’Viva la Pepa’: Avd de la Vera. 10470

>Amazonas DVD-club y tienda: Calle Real 28. 10470

Tribal antiautoritario on 9 de marzo de 2010, 12:41 dijo...

En Badajoz yo también he comprado Diagonal en Univérsitas, no sé si aún seguirán distribuyéndolo allí.

Anónimo dijo...

Sé que en tiempos se podía comprar el Diagonal en más sitios en Badajoz, pero creo que ya se han reducido los puntos de venta, por eso tenemos que hacer un esfuerzo en apoyar a este periódico y su distribución.

Por cierto, sé que por lo menos en Mérida también se vende el periódico CNT en varios sitios con lo que no estaría mal publicar los puntos de venta de este periódico en Extremadura porque casi nadie sabe que se vendan en estos sitios (yo mismo me enteré de casualidad)